Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ecommerce, ¿Qué es?

En medio de este contexto de aislamiento y de confinamiento en nuestras casas, el ecommerce se ha convertido en un aliado indispensable para muchas operaciones comerciales. En las últimas semanas, a muchos comercios se les permitió volver a funcionar, únicamente por medio de ventas online y envío de los productos.

Es por eso que desde FAETyL alentamos la especialización en esta modalidad y comprendemos la importancia que tiene para el mundo. Pero, ¿qué es el ecommerce

Principalmente, se trata de cualquier actividad de intercambio comercial, extendiéndose a todos los aspectos de la comercialización y distribución, efectuados en su totalidad o en menor medida por medio de Internet

Se trata de comercios que gestionan los cobros y pagos a través de medios electrónicos. Todo el sistema de venta y compra de los productos se hace con esta herramienta como medio principal. 

Hoy en día, el ecommerce experimenta un crecimiento exponencial. Las empresas cada vez tienen mayor presencia digital y los consumidores han aprendido a confiar en las compras online. Para ganarse esa confianza, los comercios se ven obligados a lograr un buen funcionamiento del ecommerce y el envío de los productos. No es fácil vender productos que no se pueden tocar y solo se ven por medio de una pantalla. 

Si logramos captar al público y superar una primera etapa en la que quizás no se consigan muchas ventas, descubriremos que el ecommerce tiene muchas ventajas. Es indiscutible que al ofrecer bienes o servicios por la red obtendremos mucho más alcance que los locales físicos. Una vez dentro de la web se puede llegar a todos los que tengan conexión. Nos encontramos ante la posibilidad increíble de vender a todas los rincones del mundo desde nuestra computadora. Además, se puede operar 24/7, la web no tiene horarios, no cierra los fines de semana ni los feriados y nuestros clientes podrán comprar cuando quieran. El escenario es el siguiente: un comercio que no cierra nunca y tiene alcance mundial

Por otro lado, el comercio online no depende de un local físico, lo que dispensa a los comerciantes del gasto fijo del alquiler. La correcta ejecución de este modelo trae como resultado un incremento de las ventas y un mayor margen de beneficio

Existen varios tipos de ecommerce pero haremos foco en tres: el Business to Business (B2B), el Business to Consumer (B2C) y el Consumer to Consumer (C2C).

El más común es el B2C, son empresas que le venden de manera directa a los consumidores finales, ya sea un producto o servicio. El C2C también es muy habitual e integra a todas aquellas empresas que conectan a consumidores que quieren vender sus productos a otros consumidores finales, generalmente son los portales de segunda mano. Por último, el B2B consta de una empresa cuyos clientes finales son otras empresas.