Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Last Mile ¿qué es?

Desde FAETyL creemos que para que el comercio electrónico sea exitoso hay que concentrarse en la logística de la última milla que es todo el proceso de la entrega que se lleva a cabo desde el almacén hasta el consumidor final. Mejorar en este último paso de la cadena de distribución garantizará una correcta entrega de los pedidos a nuestros clientes. 

Dentro de la cadena logística de un ecommerce, la última milla es quizás el paso más importante: si llevábamos el pedido en tiempo y forma el cliente seguramente confíe en nosotros para utilizar nuestros servicios nuevamente. Al momento de entregar lo que los consumidores compraron se pone en juego la imagen y el prestigio de la empresa

 

Si bien parece una tarea sencilla, hoy en día, la última milla puede representar muchos problemas para los comercios electrónicos y las empresas de logística. El mayor desafío que se presenta es la inmediatez. En la actualidad, las personas desean que todo suceda al instante. Si compré un producto espero que esté instantáneamente en mi puerta. Pero detrás de esa exigencia hay factores que pueden obstaculizar la meta. Las zonas urbanas son cada vez más grandes y con mayor caudal de automóviles, lo que genera tráfico y demoras. Para poder desenvolverse correctamente en estas ciudades repletas de autos los transportistas utilizan, generalmente, vehículos pequeños que en contrapartida pueden cargar menos cosas. 

 

Muchas veces se pueden sortear las dificultades del tránsito, pero al llegar al domicilio que hizo la compra no hay nadie. Este inconveniente implica que el producto deba ser devuelto al almacén para una posterior entrega. Este y otros factores hacen que los costos de entrega de última milla sean los más elevados. 

 

Avances tecnológicos crearon opciones para sobreponerse a estos desafíos. La robótica y la utilización de drones están cada vez más presentes en los procesos logísticos; la última milla no es la excepción. Estas herramientas pueden ser de gran ayuda para la distribución pero aún no pueden responder a la alta demanda. La optimización de las rutas es una gran oportunidad para reducir costos y tiempo. Para lograrlo se debe hacer un trabajo arduo previo pero que al final dará sus frutos. 

 

Otra solución a tener en cuenta es la disposición de lockers que retengan los productos de forma segura hasta que los consumidores retiren la compra por estos lugares establecidos. Sin duda los costos se reducen exponencialmente y hay menor posibilidad de errores. La desventaja en este caso es que se le exige al comprador un esfuerzo que de otro modo no tiene. Principalmente en Estados Unidos, empresas como Amazon, ofrecen esta posibilidad. 

 

La última milla puede suponer muchos inconvenientes pero también nos ofrece la posibilidad de demostrarle a nuestros clientes que brindamos un servicio de entrega eficiente y confiable. Los proveedores logísticos deben mostrarse transparentes, darle la posibilidad a los consumidores de conocer el estado de su entrega, posibles horarios de llegada, entre otra información útil. 

 

Ante la situación de pandemia y la creciente cantidad de ventas online la logística last mile está frente a una prueba. De cara a esta nueva normalidad, proveedores logísticos deberán ser capaces de responder a la demanda de todos los nuevos eshoppers que se mantendrán una vez finalizada el aislamiento.